CONFLICTO COMO OPORTUNIDAD

El 90 % del trabajo que desarrolla un abogado tiene su punto de origen en la existencia de un conflicto, bien entre personas, familias, empresas o entidades de distinto tipo. De hecho, sin esta premisa conflictiva surgida en el seno de las relaciones personales, familiares, comerciales o laborales, no tendría sentido ni propósito el trabajo letrado.

Sin embargo pese a lo que pudiese parecer, el conflicto no tiene por qué ser considerado como algo negativo sino todo lo contrario pues es precisamente la discrepancia de posturas ante una determinada y concreta situación, lo que hace que se tenga que desarrollar el máximo potencial de creatividad no sólo por parte del abogado como profesional encargado de resolver un determinado asunto, sino también por parte de las personas directamente implicadas en esa situación conflictiva.

La naturaleza conflictiva es algo inherente a la condición humana puesto que todos y cada uno de nosotros en cuanto individuos tenemos una visión personal y particular de las cosas, es decir una percepción subjetiva que viene marcada por nuestro propio sistema de creencias que a su vez viene determinado en su mayor parte por el ámbito familiar y social en el que hemos crecido y nos hemos desarrollado.

En este sentido es fundamental comprender y así lo debe hacer cualquier profesional que realice una labor de mediación, que ninguna percepción es mejor que otra, es decir que todos los puntos de vista o enfoques son válidos puesto que vienen contextualizados por la situación personal y particular de cada uno de nosotros y además siempre se podrá extraer algo positivo de cada uno de ellos que sirva para acercar posturas enfrentadas.

 

DESPERSONALIZACIÓN DEL CONFLICTO

Una de las herramientas fundamentales en la labor de mediación es la de DESPERSONALIZACIÓN DEL CONFLICTO, es decir no tomarnos como algo personal el punto de vista o la postura del otro y sobre todo no sentirnos atacados pues en ese caso estaremos perdiendo el foco del verdadero problema y la oportunidad de aprender.

 

COMPRENSIÓN

Precisamente una de las grandes oportunidades que nos ofrece el conflicto es la de COMPRENDER al otro poniéndonos en su lugar y haciendo un ejercicio de empatía en el que llegas a entender que tú en su lugar hubieras hecho o pensado lo mismo. Cuando se comprende eso el conflicto se deshace. No puede ser de otra manera.

Sin embargo llegar hasta ahí supone un camino y proceso arduo en el que hay que dejar atrás todos los condicionamientos que como personas que nos consideramos con identidad propia y separada de los demás, tenemos enraizados de una manera muy profunda, tan profunda que manejan nuestras dinámicas vitales de una manera prácticamente inconsciente.

Este ejercicio de COMPRENSIÓN con mayúsculas supone el darte cuenta de que todas esas emociones que salen a la superficie cuando surge el conflicto como la ira, la venganza, el resentimiento, la impotencia, la tristeza o tantas otras, no se arreglan ni desaparecen al “vencer” al contrario sino que simplemente se camuflan en una falsa y efímera sensación de triunfo volviendo a surgir a la mínima oportunidad, y que la verdadera solución está en la aceptación y comprensión de tu supuesto “enemigo”. Este cambio de percepción es la verdadera resolución del conflicto.

Es por ello que una situación conflictiva es sí o sí un motor de cambio y evolución pues ninguna persona sale de un conflicto de la misma manera en la que entró puesto que en el camino habrá tenido que desarrollar una serie de competencias y habilidades con las que necesariamente saldrá reforzado aún en el caso de que la resolución no haya sido la más favorable  desde su expectativa personal.

 

BENEFICIOS DE UNA SITUACIÓN CONFLICTIVA

Y así podemos afirmar sin lugar a dudas que toda situación conflictiva tiene una serie de beneficios como pueden ser:

  • la búsqueda de nuevos enfoques que conlleven mejores resultados.
  • el desarrollo de la creatividad, de la escucha activa y de la empatía.
  • el que se destapen aspectos que pudieran estar ocultos con el fin de encararlos y resolverlos.
  • el desarrollo de la comunicación efectiva.

Desde mi punto de vista entiendo que la labor de un abogado debe consistir cada vez más en mediar y hacer de puente entre las partes enfrentadas cambiando los puntos de vista de las personas que de entrada vienen con una postura  inamovible haciéndoles entender que las posturas rígidas e inmovilistas nunca llevarán a resultados fructíferos y que trabajar de forma colaborativa entre todas las partes para lograr el resultado óptimo es lo que finalmente traerá paz y seguridad a las relaciones desgastadas y deterioradas originadoras del conflicto.

 

 

Para cualquier duda o consulta estaremos encantados de atenderlos en el despacho….

Autor: Ana Otero Rodríguez

Abogada Ejerciente Colegiada Nº 1568 ICA Lugo

19 enero 2023

 

Publicación Anterior

Related Posts

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia de navegación y atención personalizada. Si sigue navegando, entenderemos que acepta el uso de cookies en nuestro sitio.

Privacy Settings saved!
Configuración de Privacidad

Puedes revisar tus preferencias de privacidad para ver las cookies que utilizamos para mejorar tu experiencia y la política de privacidad.

Permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, utilizar elementos de seguridad durante la navegación o compartir contenidos a través de redes sociales.

Cookies propias de Wordpress. Usada para comprobar si el navegador acepta las Cookies.
  • wordpress_test_cookie

Permite guardar sus preferencias acerca de nuestra política de cookies.
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_first_time
  • wordpress_gdpr_first_time_url

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios